29 Abr

II Encuentroju de elearning

Asistimos al II Encuentroju ya que Comalis, como mecenas del proyecto Andalucía Compromiso Digital, ofrece cursos de teleformación para voluntarios. Nos interesaba saber, conocer, compartir y mejorar nuestras prácticas también.

Este segundo encuentro, al igual que ocurrió con el anterior, está organizado de una manera informal por gente inquieta que se dedica a la teleformación y con la excusa de crear debate, se reunieron un buen grupo pedagogos, tecnólogos y muchos reciclados de otras profesiones que trabajan tanto en la empresa privada como la pública.

Los patrocinadores fueron una empresa de plataforma de teleformación Elearning Solutions y la Universidad de Sevilla que aportaba la cartelería y acreditaciones entre otras cosas.

Los ponentes de la mesa eran por una parte dos expertos (así fueron presentados) en estos temas: Carlos Marcelo, director de master en elearning en la Universidad de Sevilla y David Álvarez director de área del consorcio Fernando de los Ríos. Por otra parte estaba  Francisco Gil, docente en el master Community Manager en la cámara de comercio y Álvaro Pareja, asesor tecnológico en EUROCEI.

¿Que es el elearning?

Carlos fue el primero en hablar y decir el elearning se había expandido porque encajaba en la forma tradicional en la que se había enseñado hasta ahora, es decir un lugar donde había unos profesionales, con unos contenidos empaquetados, incluso lo que se llamaba “la cafería”; Hasta tal punto que, según leyó de una noticia, una empresa ofrecía ya en su primer año de existencia 200.000 cursos.  Definió esta forma de hacer elearning como “la primera generación”.

Siguió diciendo que una segunda generación de elearning ha aparecido como consecuencia de una nueva tecnologia que ha provocado que cada persona pueda aprender por su propia cuenta y generar sus propios contenidos y llamada PLE (Personal Learning Enviroment) permitiendo salir del circuito tradicional de aprendizaje. -“Esta tecnología nos permite acceder a la información, crear conocimiento, pero sobre todo requiere de nosotros una alta madurez y capacidad de autoformación y aprendizaje”-. Comentó que, tal vez, el discurso que cualquiera puede aprender en cualquier momento y en cualquier lugar no sea del todo exacta, ya que no todos saben cómo, con quién y qué aprender de una forma autónoma.

Continuó diciendo que se atrevía a adivinar que en el futuro el aprendizaje será mas “personal”, más educación de autor en vez de los contenidos “fast food” enlatados a los que nos habíamos acostumbrado. Es decir, generar oportunidades de aprendizaje a las personas dependiendo de sus propias necesidades y capacidades.

Leyó un párrafo de Ivan Illich del libro La sociedad desescolarizada que mostró en la sala:

  “un buen sistema educacional debería tener tres objetivos: proporcionar a todos aquellos que lo quieren el acceso a recursos disponibles en cualquier momento de sus vidas; dotar a todos los que quieran compartir lo que saben el poder de encontrar a quienes quieran aprender de ellos; y finalmente, dar a todo aquel que quiera presentar al público un tema de debate la oportunidad de dar a conocer su argumento” (p. 101)

Añadió que entre una formación de cursos “empaquetado y cerrado” y la formación de “yo de manera autónoma aprendo solo o con mis colegas” hay un término medio para el desarrollo del elearning, trabajando en el “personal learning manager o couch”. La respuesta sería, no vaya a un curso, sino hagamos un plan para que él también pueda saber donde ir para buscar la formación que necesita.

Terminó Carlos con su definición de elearning:

“ofrecer posibilidades de formación adaptadas a las necesidades específicas de las personas”.

El siguiente fue Francisco Gil, que aunque no era un experto en learning, trabaja en temas de la red social y marketing online, centró su intervención en la ventaja que ha supuesto la democratización de los contenidos y que todos podemos crearlos.
Habló de que todos deberíamos cononcer las herramientas y la multitud de cursos gratuitos hecho por universidades y la oportunidad que para todos supone esto.

A continuación habló Álvaro Pareja que trabaja en el mundo de los emprendedores y empresas pequeñas. Su centro de trabajo es Eurocei y que aunque confesaba que habían hecho también uso de elearning, su intervención fue en el sentido contrario al esperado, ya que afirmó que la penetración en la pequeña empresa era escasa, por la barrera tecnológica que muchos aún están teniendo y por los abusos de esa primera etapa de contenidos enlatados de la formación y sus problemas de gestión relacionados con los modelos de negocio persiguiendo a los alumnos. Además, continuó diciendo que la vida está también fuera de la web 2.0 y de las redes sociales. Terminó hablando de las nuevas formas de financiar los contenidos con micropagos.

David Álvarez fue el último y quiso apuntar dos ideas. Como experto en elearning dijo que en la universidad había aprendido a diseñar experiencias de aprendizaje y el tema tecnológico era accesorio, ya las plataformas eran diseñados por los ingenieros sin trasfondo pedagógico, pero que en la actualidad, por la difusión de las tecnologías al alcance de todos.

La otra idea es que analizando la palabra elearning sería el aprendizaje usando los medios electrónicos independiente si se hace presencial o la distancia. “Todos tenemos la oportunidad para usar las tecnología”.

Luego vinieron el turno de preguntas como David, uno de los que financiaban el encuentro como empresa, para centrarse que lo importante es el formador y que aunque las redes sociales pueden ayudar a su difusión lo importante son las personas. Terminó metiendo la cuña publicitaria para hablar de la plataforma de elearning que vende.

Algunas intervenciones (video 2/3, abajo) fueron como los docentes pueden valorar ese aprendizaje externo y como reconocerlo. Si se prescinde de la plataforma se prescinde de una parte importante del aprendizaje, no el que controla, sino también el que guía, refuerza y valora.

Otra persona habló de que el vicio o el problema de la educación del elerning es cuando alguien ve el negocio y lo explota para coger y justificar la subvención. Todo se lograría si todos se centraran en las buenas prácticas, con una buena tutoría, una buena planificación y una buena gestión de los contenidos.

En las respuestas Carlos Marcelo dijo que estábamos llegando a una situación de crisis porque muchas empresas se centraban en el modelo de subvención y la financiación se ha acabado. y lo mismo que uno puede seleccionar entre cursos empaquetados o el búsquese la vida un término medio para encontrar los “elearning coaching” con la suficiente credibilidad para que, a través de micropagos, le oriente.

Continuó leyendo otros puntos del libro de Ivan Illich y que podéis leer en la entradaa de su blog: Del elearning al plearning

Un sistema de plearning debería de contar con:
– Servicios de referencia respecto a objetos educativos que faciliten el acceso a cosas o procesos usados para el aprendizaje formal.
– Lonjas de habilidades que permitan a unas personas hacer una lista de sus habilidades, las condiciones según las cuales están dispuestas a servir de modelos a otros que quieran aprender esas habilidades y direcciones en que se les puede hallar.
– Servicio de búsqueda de compañero: una red de comunicaciones que permita a las personas describir la actividad de aprendizaje a la que quiere dedicarse para poder encontrar un compañero.
– Servicio de referencia respecto de educadores independientes que ofrecen sus servicios. Decía Illich que “Tales educadores podrían elegirse encuestando o consultando a sus clientes anteriores”.

Más adelante otro de los asistentes a la sala dijo: “Como profesional de la administración no nos podemos basar en la normativa, porque es mínima exigente, son los profesionales del elearning los que tienen que ser exigentes.”

Otros señalizan que muchos profesores entran por lo que pueden sacar, un portátil, un título, y cual es lo mínimo que hay que dar. No tienen motivación.

Mas: “Un formador profesional que mete los ordenadores para tener feedback, y que se tiene que ir a trabajar fuera, bichea y tiene su empresa de formación que te piden un catálogo, pero si le dice que va a trabajar codo con codo los contenidos, ni te contestan. Que la formación tripartita se han dado cuenta que es una estafa para que los empleados se lleven un jamó por navidad a casa. Acotar los límites “no todo el mundo puede recibir elearning”. Hoy es mucho más dificil involucrar” y la evaluación ¿Como? y por último ¿Como lo vendemos?

Se habló de “Estafa”, ejemplo que cuando quedan pocos dias para el curso, si haces un par de exámenes, apruebas al pasar 75%. La mayoría del profesorado lo hace por papeles.
Y en la universidad obligan a tener su espacio virtual y lo único que hacen es colgar el programa, y dos pdf y powerpoint. y que si la juventud pasa por ahí y ve lo inútil que es ese “area virtual”

También se habló de la importancia del contenido, pero no solo de ellos porque lo que importa más son las competencias que nos hemos podido llevar en esas capacidades de aprendizaje y los contactos que hemos adquirido.

Realmente la segunda parte del encuentro no fue muy optimista y todas las intervenciones eran para quejarse o ver que no todo se estaba haciendo bien, se terminó hablando de que las tecnologías ya estaban aquí para quedarse, el uso de las redes sociales fuera de las plataformas habían tenido incluso más éxito por su carácter abierto. Se contó el caso en que una de éstas falló y cambió temporalmente usaron facebook, pues la actividad fue de 6 veces superior a la oficial y acabado el curso la gente seguía participando. y de 30 al abrirse, entraron 200 participantes. Además, David Álvarez defendió que la diferencia entre plataforma y las redes sociales es la filosofía que hay detrás. éstas se basan en compartir conocimiento las otras son cerradas que impiden que otras personas puedan entrar, a no ser que te “matricules”. Para David la educación tiene otro valor más allá del monetario, estamos formando ciudadanos.

Para finalizar parece que muchos estaban esperanzados en que era necesario otra manera de hacer las cosas.

Luego… nos fuimos todos a tomar unas tapas.

Compartir